Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Mi nuevo emprendimiento: criterios para saber si debes buscar socios

Surgen muchísimas interrogantes a la hora de concretar y dar vida a una idea de negocio. ¿Debo buscar un socio? Toma en cuenta estos aspectos antes de tomar una decisión. iStock_000020273684Medium

 

Si esa iniciativa es sólo tuya, uno de los aspectos más relevantes que tienes que definir es si continúas el proyecto solo, o bien incorporas a una o más personas como socios  para desarrollarlo en conjunto.

Ahora, al igual que muchas otras decisiones que debes tomar, no existe una fórmula mágica que sirva igual de bien para todas las personas y emprendimientos. Hay varios factores que debes tomar en cuenta:

1. Tu personalidad y capacidad de trabajo en equipo: Hay personas para todo. Las hay quienes tienen habilidades de trabajo en equipo y también las hay quienes tienen mucha más dificultad. Si involucrar a un socio te va a dar dolores de cabeza porque te cuesta ceder en ciertas decisiones, o por las razones que sea, tal vez sea mejor que consideres contratar colaboradores para que te ayuden con la gestión de ciertas actividades/tareas.

2. Necesidades del emprendimiento: Puede suceder que por las características del negocio, se requiera un trabajo interdisciplinario, o bien por el tamaño y demanda de trabajo difícil de delegar, sea necesario más de una persona a cargo. Es cierto, siempre se puede contratar gente para realizar ciertas tareas, pero también es muy cierto que el empeño e involucramiento con la causa es distinto si eres empleado o socio.

Además también debes considerar que dos cabezas piensan mejor que una. Si bien puedes hacerte asesorar por un equipo de expertos en las diversas áreas, no van a estar tan a la mano 24/7 como lo estaría un socio, o bien tal vez no tengas los recursos necesarios para invertir en esas asesorías desde el inicio del proyecto.

Ahora bien, emprender en solitario brinda una mayor independencia y libertad a la hora de tomar decisiones. Puedes ser más ejecutivo y menos deliberativo. No tenés que dar explicaciones sobre cada movimiento, etc. Sin embargo, al emprender solo se pierde la riqueza del trabajo colaborativo: compartir y discutir ideas, brainstorming, diferentes propuestas y puntos de vista, además de compartir experiencias profesionales que podrían agregar muchísimo valor a la toma de decisiones.  Por otro lado, también tendrás el aspecto financiero de tu lado, son dos (o más) bolsillos aportando, también el aporte de tiempo y comparten responsabilidad. Lo importante es que conozcas bien a tu socio, que compartan una visión del proyecto, que compartan valores, modelos de gestión, etc. En fin, que haya confianza en la capacidad de decisión y en el trabajo del otro, por ambos lados.

Ahora, otra decisión que debes tomar de previo, es ¿Cuántas acciones vas a ceder? Tal vez no sea buena idea 50% y 50%, porque se podrían paralizar ciertas decisiones. Es decir, puedes conservar la mayoría de acciones/votos. O bien pueden ponerse de acuerdo -de previo- sobre los aspectos en los que cada uno va a tener la última palabra, que puede depender del campo de experticia de cada uno.

Lo importante es que confíes en esa persona, tanto en su calidad humana y honradez, como en su calidad profesional.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *