Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Cuando una empresa alquila una oficina: aspectos a tomar en cuenta

Conoce ciertos aspectos que debes tomar en cuenta antes de alquilar una oficina. ¡Enterate aquí!

roundtable-828546_1280Tomar la decisión de alquilar una oficina no se toma a la ligera. Arrendar un espacio físico es una inversión económico importante, porque además es fija y lo usual es que el arrendatario se compromete por un tiempo mínimo y adicionalmente está el depósito de garantía, entre otros rubros económicos a tomar en cuenta. (Servicios, seguridad, administración, seguros, etc.)

Existen ciertos errores usuales que debes evitar en estas circunstancias y cuando se firma un contrato de arrendamiento. Aquí te damos algunos consejos que debes tomar en cuenta:

1. Verifica que el arrendante sea el legítimo dueño del inmueble. Lo lógico es que quien arriende sea el dueño. Sin embargo, en ciertos casos a veces no tan extraños, los bienes han sido o son objeto de disputas: ya sea por herencia, por divorcios, etc. Pide al arrendante que te dé el número de finca para que puedas revisar la titularidad del bien en el Registro, pidiendo asesoría legal a un abogado. Esto también es importante porque puede tratarse de un subarriendo, y en la mayoría de los casos los subarriendos sólo son permitidos con el consentimiento del arrendante/ dueño.

2.  Negocia el precio: en muchas ocasiones el arrendador está dispuesto a bajar el precio porque en primera instancia lo inflaron un poco previendo esta circunstancia. Negocia el precio o clausulas, nada pierdes. También puedes tratar de negociar que el pago por depósito se realice en tractos.

3. Haz un contrato escrito: Si bien es cierto que la ley reconoce la legitimidad de los contratos verbales, lo cierto es que no te dan la misma seguridad que lo acordado esté escrito en papel y firmado por las partes. De este modo no queda duda sobre ningún aspecto y en caso de futuras disputas, lo escrito en papel será prueba más fehaciente. ¡Recuerda firmar todas las páginas del contrato! También recuerda leer todo el contrato con mucho detenimiento, y  si no entiendes algo, mejor asesórate con un abogado o pídele al arrendador que cambien la redacción a algo que sea más comprensible para todos.

4. Revisa bien el inmueble y deja constancia de su estado en el contrato. No siempre las oficinas o bienes vienen en perfectas condiciones. Para evitar que te cobren montos indebidos en el futuro, asegúrate que en el contrato haya una descripción fehaciente del bien, y que incluya todos los desperfectos e incluir a quien le corresponde repararlos si es del caso.

5. Haz un inventario del mobiliario de la vivienda y el estado de todas las cosas: escritorios, sillas, pizarras, electrodomésticos, etc.

6. Determinar de antemano la forma de pago: sea mediante transferencia (idealmente porque así quedan registros bancarios de los pagos), y las fechas y rangos que dan para hacerlo.

La recomendación general es que siempre te asesores con un abogado, porque de no hacerlo puedes estarte metiendo en una trampa, sobre todo si es la primera vez que te enfrentas ante esta responsabilidad como lo es el alquiler de un bien para comercio u oficinas.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *