Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

La ley de fusiones en el país: un resumen de como funciona

La fusión de sociedades es una figura jurídica que permite que dos o más empresas se unan, descubre  las formalidades que se deben cumplir según la ley.

iStock_000016733081XSmall

 

En México no existe una ley especial que regule las fusiones entre sociedades, sin embargo, en la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM) se establece en el capítulo IX y en algunos otros artículos las formalidades que deben ser atendidas en los procesos de fusión de sociedades.

Sabemos que se conoce como fusión al proceso por medio del cual se unen jurídicamente dos o más sociedades para crear una empresa nueva o para que una de las empresas fusionadas crezca, siendo su principal objetivo mejorar la productividad y el funcionamiento de éstas.

Para poder llevar a cabo una fusión es necesario que las empresas fusionadas de manera separada convoquen a una Asamblea extraordinaria, según el artículo 182 fracción VII de la LGSM, el asunto de la fusión de la empresa debe ser establecida dentro del orden día para que pueda ser tratada en la Asamblea. Dentro de ésta los socios o accionistas de la sociedad deberán conocer y acordar los términos bajo los cuales se esta llevando a cabo la fusión, en caso de que la se acuerde que resulte una sociedad distinta la constitución de ésta se sujetará a los principios de constitución del tipo societario que se desee constituir.

Como se mencionó es importante recordar que cada una de las sociedades deben llevar  a cabo de manera separada los acuerdos de fusión según la naturaleza de ellas.

Para que dicha fusión surta efectos es necesario que se inscriba en el Registro Público de Comercio el acta protocolizada ante fedatario público donde se haya acordado la fusión de la sociedad con otra(s), siendo este el momento en que surte efectos la fusión. Además, se debe dar aviso a la Secretaría de Economía del acuerdo de fusión dentro de los siguientes tres meses en que fue acordada.

Por otro lado, es indispensable que las sociedades fusionadas publiquen su último balance y, en el caso de la sociedad o sociedades que dejen de existir también se publique el sistema que se haya establecido para la extinción de su pasivo.

Para que la inscripción en el Registro Público surta efectos es necesario esperar tres meses, pero en este plazo cualquier acreedor de la sociedad o sociedades que se fusionan puede oponerse judicialmente a ésta, la cual será suspendida hasta que exista una sentencia que declare que es infundada la oposición de fusión. Si por el contrario ningún acreedor se opone, la fusión se puede llevar a cabo y como consecuencia la sociedad de subsista o la que resulte de las fusionadas tomará a su cargo los derechos y obligaciones de las sociedades extinguidas.

Por último, en los casos de liquidación o fusión de sociedades los ejercicios sociales terminarán anticipadamente, según las fechas de liquidación y de fusión.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *