Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

¿Debo buscar un socio o empezar solo un negocio?

Iniciar un negocio requiere un trabajo extenuado, pero ¿será necesario tener un socio? En esta entrada veremos que debes considerar al realizar la elección.

iStock_000016733081XSmall

La idea de emprender un negocio requiere pensar detalladamente cada elemento que lo integrará,  uno de los más importantes a considerar antes de iniciarlo es si debemos emprender el negocio de manera individual, o si es necesario integrar a uno o más socios al nuevo proyecto, pues de ello podrá depender el éxito del negocio.

Encontrar al socio adecuado para un negocio es buscar a la persona ideal, alguien que engrane perfectamente en la idea que se desea proyectar. Por eso buscarlo es una tarea compleja, en la que se requiere evaluar detalladamente si es indispensable contar con un socio para iniciar o si es mejor hacerlo de manera individual.

Como emprendedor debes pensar primero lo completo que será el negocio si tú lo inicias por tu cuenta, en este caso estudiar las aportaciones económicas e intelectuales que puedes aportar es indispensable, pues algunas veces se puede carecer de alguno de ellos o hace falta perfeccionarlos. Si tú caso es el anterior, tal vez es momento de considerar tener un socio, alguien que le aporte a tu negocio la otra mitad que le hace falta para estar completo, alguien que se encuentre comprometido con el objetivo de emprender y producir. Si por el contrario, cuentas con todos los elementos necesarios para iniciar de manera individual ¡Comiénzalo! Más adelante podrás tener la oportunidad de asociarte, sin embargo, es importante que conozcas el negocio tú solo.

En caso de que no estés convencido de tener un socio, existen otras maneras de subsanar las faltas, no te guíes por el aspecto económico o intelectual, porque lo más importante es que te sientas convencido de como quieres iniciar. Una forma de solventar los gastos de una empresa es solicitar un financiamiento, y una manera de apoyar la idea intelectual del negocio es contratar a una persona que conozca de dicha rama y que pueda apoyar con su trabajo para la empresa.

Por otro lado, pregúntate si estas preparado para iniciar a trabajar en equipo. Si la decisión es asociarte no debes olvidar que todo dentro de la empresa será compartido: las decisiones, las ideas y las ganancias, entre otras. Por ello tú y tu socio deben convencerse mutuamente, estar de acuerdo en el equipo que ambos están formando y convencidos de que sólo a través de éste su sociedad logrará el éxito buscado, habrá veces que las ideas de uno prevalecerán sobre las del otro y ello no será motivo para que se separen.

Si deseas iniciar sin amarres y buscas ser libre en tus decisiones, entonces la sociedad no es para ti. Puedes iniciar individualmente y considerar posteriormente buscar un socio, mientras puedes comenzar a conocer todo lo relativo al negocio, pues recuerda que siempre podrás asociarte, pero ¿qué tan difícil será separarte?

En caso de que te decidas por tener un socio, ustedes no pueden olvidar darle certeza jurídica a su negocio, para ello deberán considerar la creación de algún tipo de sociedad. Es indispensable que para dar este paso elijan el tipo societario que más se adecue al negocio que emprenderán, en blogs anteriores podrás encontrar los principales tipos societarios y te podrán orientar y ayudar a encontrar el más adecuado para el negocio.

Por último, tener un plan “b” es indispensable cuando decides crear una sociedad, pues nunca sabes como trabajas con tu equipo hasta que realmente lo haces, los problemas en el camino siempre se harán presentes, pero lo más importante es encontrar la forma de resolverlos. Si tu socio y tú o logran empatar en la sociedad deben considerar entre ustedes si procederán a disolver la empresa o si, por el contrario, buscarán un nuevo socio que desee adquirir las acciones o aportaciones del otro.

Tomar una decisión es necesario, pero para poder obtenerla deberás basarte en todos los factores y para obtenerlos deberás preguntarte si ¿es necesario tener un socio? ¿puedo trabajar en equipo? ¿será este socio el ideal? ¿deseo trabajar con este equipo?

Recuerda que si decides emprender un negocio en solitario tendrás el control total de la empresa, pero serás tú solo quien asuma todos los riesgos de ésta. Si por el contrario optas por asociarte, la mejor opción será determinar desde el inició la manera como trabajarán, recuerda que un socio siempre podrá complementar el negocio, por lo que los éxitos y fracasos serán compartidos.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *