Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Las Sociedades de Solidaridad Social

En esta entrada conoceremos  todo lo relativo a las Sociedades de Solidaridad Social, las cuales constituyen un patrimonio de carácter colectivo.iStock_000015494581Small_Kurs

 

Las Sociedades de Solidaridad Social

Las Sociedades de Solidaridad Social nacen como una forma de agrupación de personas que constituyen un patrimonio de carácter colectivo. Este tipo de sociedad deben ser constituidas por personas físicas de nacionalidad mexicana que destinan una parte del producto de su trabajo a un fondo de solidaridad social, pudiendo dentro de sus funciones ejercer actividades mercantiles, de acuerdo con la Ley de Sociedades de Solidaridad Social (LSSS).

El objeto de estas sociedades será el siguiente, según el artículo segundo de la LSSS:

  • Crear fuentes de trabajo;
  • Practicar medidas que tiendan a la conservación y mejoramiento de la ecología;
  • Explotar de manera responsable los recursos naturales;
  • Producir, industrializar y comercializar bienes y servicios necesarios;
  • Educar a los socios y a sus familiares en la práctica de la solidaridad social, afirmar los valores cívicos nacionales, defender la independencia política, cultural y económica del país y fomentar las medidas que tiendan a elevar el nivel de vida de los miembros de la comunidad.

Constitución

Para poder iniciar la constitución de una Sociedad de Solidaridad Social se requiere que sea otorgado el permiso de uso de la denominación por la Secretaría de Economía, así como una autorización previa del Ejecutivo Federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, cuando se trate de las industrias rurales y de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social en los demás casos.

La sociedad se debe constituir mediante Asamblea General celebrada por un mínimo de quince socios, levantando el acta por quintuplicado y asentando las generales de los socios, consistentes en los datos de identificación individual de cada socio. Además, el acta constitutiva deberá contener especialmente lo siguiente:

I.- Denominación.

II.- Objeto de la sociedad;

III.- Nombre y domicilio de cada uno de los socios;

IV.- Duración;

V.- Domicilio social;

VI.- Patrimonio social;

VII.- Los nombres de las personas que hayan resultado electas para integrar, por primera vez, los comités ejecutivos, de vigilancia, de admisión de socios, así como el texto de las bases constitutivas.

VIII.- Forma de administración y facultades de los administradores;

IX.- Normas de vigilancia;

X.- Reglas para aplicación de los beneficios, pérdidas e integración del fondo de solidaridad social, procurándose que el beneficio sea repartido equitativamente.

XI.- Liquidación de la sociedad cuando sea revocada la autorización de funcionamiento, y

XII.- Las demás estipulaciones que se consideren necesarias para la realización de los objetivos

sociales.

Es importante que se lleve a cabo la autenticación de las firmas de los socios u otorgantes por Notario Publico, por la primera autoridad municipal, o a falta de ellos por un funcionario local o federal con jurisdicción en el domicilio social.

Como ha sido señalado la nacionalidad mexicana de los socios es indispensable para poder constituir una Sociedad de Solidaridad Social, por lo que ésta será comprobada con el acta de nacimiento o carta de naturalización de cada socio.

Capital Social

El patrimonio de la sociedad será integrado por medio de aportaciones realizadas por los socios, sin importar su naturaleza, y por aportaciones que se reciban de las Instituciones Oficiales y de personas físicas o morales ajenas a la sociedad, mismo que aumentará con las adquisiciones posteriores de bienes destinados a cumplir con el objeto y finalidades de la sociedad.

Por otro lado, existirá un fondo de solidaridad social, que estará integrado por la parte proporcional de las utilidades obtenidas que acuerden los socios aportar y por los donativos que para dicho fin se reciban de Instituciones Oficiales y personas físicas o morales.

Este último solo podrá ser utilizado para cualquiera de los siguientes fines:

  • La creación de nuevas fuentes de trabajo o a la ampliación de las existentes;
  • La capacitación para el trabajo;
  • La construcción de habitaciones para los socios;
  • Al pago de cuotas de retiro, jubilación e incapacidad temporal o permanente, además de las previstas en el régimen del Seguro Social obligatorio y a otros servicios asistenciales, siempre que tales erogaciones se prevean en las bases constitutivas de la sociedad;
  • Servicios médicos y educativos para los socios, siempre que se reúnan los requisitos a que se refiere la fracción anterior.

Autoridades de la Sociedad

El máximo órgano de las Sociedades de Solidaridad Social es la Asamblea General de Accionistas, pero además deben existir:

I.-  Una Asamblea general de representantes, según sea el caso;

II.- El comité ejecutivo;

III.- Las demás comisiones que se establezcan en las bases constitutivas o designe la asamblea general.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *