Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Retiro anticipado en caso de incapacidad total o parcial

A continuación conocerás cómo se debe actuar ante un retiro anticipado por incapacidad total o parcial y cuáles son sus derechos ante una situación como ésta.

iStock_000016903964Medium

De acuerdo a la legislación mexicana es justa causa para dar por terminado, unilateralmente, el contrato laboral ante cualquier incapacidad total y/o parcial que el trabajador pueda presentar ante cualquier eventualidad y cuya curación no haya sido posible durante ciento ochenta días.

No obstante, en ese mismo sentido la Ley impone la obligación a los empleadores para que reubiquen al trabajador incapacitado, generando los cambios necesarios para que éste pueda hacer uso de su capacidad laboral, teniendo en cuenta sus nuevas limitaciones de salud. Adicionalmente, el empleador debe esperar al vencimiento del término establecido de 180 días, y desde entonces debe continuar con las respectivas prestaciones e indemnizaciones legales y convencionales derivadas de dicha incapacidad.

Es decir que toda persona que se encuentra en periodos de incapacidad o quien sufre de una discapacidad permanente, es considerada siempre como un empleado en condición de debilidad manifiesta. Por ende, el empleador está llamado a proteger a sus trabajadores con esta condición en cuanto a su estabilidad laboral, su afiliación y cotización al Sistema General de la Seguridad Social, siempre evitando despedirlos sin justa causa.

De esta manera, una vez el empleador conoce la discapacidad de los 180 días por un accidente o enfermedad sufridos por su trabajador, debe apoyarlo en el trámite de calificación de la Pérdida de Capacidad Laboral, para que le sea reconocida la indemnización o la pensión de invalidez respectiva, de acuerdo al resultado de la entidad promotora de salud y/o de la administradora de riesgos laborales.

Prestaciones contributivas por incapacidad total o parcial

Una prestación contributiva trata de cubrir la pérdida de rentas salariales o profesionales que sufre una persona, cuando estando afectada por un proceso patológico o traumático derivado de una enfermedad o accidente, ve reducida o anulada su capacidad laboral de forma presumiblemente definitiva.

Las prestaciones, a que dan lugar los diferentes grados de incapacidad, están incluidas dentro de la acción protectora del Régimen General y de los Regímenes Especiales, con las particularidades y salvedades que, en cada caso, se indican en el respectivo Régimen. Junto a ellas, pervive la pensión de invalidez del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez.

En este sentido, los grados de incapacidad están determinados de la siguiente manera:

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual: Aquella que, sin alcanzar el grado de total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para dicha profesión, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual: La que inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de dicha profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.
  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo: La que inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio.
  • Gran invalidez: La situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesite la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos.

Así, cada uno de estos grados en que se clasifica la incapacidad parcial o permanente dará derecho, en su caso, a la correspondiente prestación económica por incapacidad permanente.

Adicionalmente, las pensiones de incapacidad permanente pasarán a denominarse pensiones de jubilación, cuando los beneficiarios cumplan la edad de 65 años, sin que esta nueva denominación implique modificación alguna respecto de las condiciones de la prestación que se venga percibiendo, ni alteración del régimen jurídico de las prestaciones que puedan derivarse de ellas

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *