Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

¿Cómo migrar de una empresa unipersonal a una S.A. o S.de R.L.?

En este blog te mostraremos todo lo que debes saber para transformar una empresa unipersonal en una Sociedad Mercantil, o pasar de persona física a moral.

iStock_000016733081XSmall

En otras entradas hemos hablado lo que significa ser una empresa unipersonal, que como sabemos en México no existe, pero se puede entender como una persona física que realiza actividades empresariales, ya que al no poder constituirse como único socio en una empresa decide continuar sus actividades como persona física.

Las empresas unipersonales son formadas cuando únicamente tú quieres tener el control sobre el negocio en el que te desarrollas, pero llega un momento en el que necesitas que tú empresa crezca y decides que es hora de buscar uno o varios socios, para aumentar el capital del negocio.

En caso de que hayas decidido dar el siguiente paso en tú empresa, y comenzar a tener actividad como una persona moral, es importante que consideres todos los requisitos que la legislación marca para poder iniciar a formarla.

En primer lugar debes solicitar un permiso a la Secretaría de Economía para obtener la razón social de la empresa, en segundo lugar acudir ante un Fedatario Público, ya sea un Notario Público o un Corredor Público, a llevar a cabo la protocolización del Acta de Constitutiva de la nueva Sociedad.

Es importante que consideres que como mínimo deben de existir dos socios para poder constituir una Sociedad, y todos deben contar con Registro Federal de Contribuyentes, así como aportar el capital que haya sido acordado. En el caso de la Sociedad Anónima este se manejará por medio de acciones, y en la Sociedad de Responsabilidad Limitada serán partes sociales.

En cuanto a la dirección y vigilancia de la Sociedad, es importante considerar que debe existir un administrador único o gerente, según sea el caso. Además, debes de constituir un Consejo de Vigilancia el cual se encargará de cuidar el correcto funcionamiento de la Sociedad, pero en el caso de las Sociedades por Responsabilidad Limitada no es necesario que éste exista, sin embargo, se recomienda que haya un Consejo en la Sociedad.

Por último, debes recordar que debes contar con un domicilio para efectos fiscales, por lo que cuando des de alta tú empresa en el SAT (Servicio de Administración Tributaria) es necesario que lo presentes.

Recuerda que en términos fiscales la tasación tributaria es más alta que para personas físicas, además de que debes de cubrir más requisitos como persona moral, por lo que cuando decidas transformarte a una Sociedad es importante que hayas explorado ya el ámbito en el que se esta desenvolviendo el negocio.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *