Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Tiempos extras: ¿Sobrecostos o impulso empresarial?

El tiempo extra puede deberse a razones positivas y negativas: mayor demanda, mal manejo administrativo, uso intensivo de mano de obra, bajos costos, etc. Pero, en general, ¿conviene o no? Entérate aquí.

The right destination

Según lo establecido en la Ley Federal del Trabajo (LFT), el tiempo extra se da cuando la jornada laboral se prolonga, por lo que el trabajador, previo acuerdo con su patrón, continúa laborando después de que su horario de trabajo ha concluido. Dicho tiempo, según dicha legislación, no puede excederse de tres horas diarias, ni más de tres días a la semana.

El pago de la jornada laboral extra se realizará de la siguiente manera:

 

Horas extras

 

En términos contables, y de acuerdo al plan de negocios de la empresa en relación con la productividad de ésta, las horas extras pueden resultar benéficas para algunas empresas y perjudicar a otras, por lo que resulta vital que cada empresa o empresario analice la situación en especial.

Se recomienda que los empresarios hagan una relación de coste-beneficio de la labor del trabajador, para que puedan determinar si es realmente viable pagar porque el trabajador labore jornadas extras de acuerdo con el beneficio que dicha labor le traerá a la empresa.

Un ejemplo es una empresa que se dedica a la venta de juguetes, donde probablemente al empresario no le convendrá que en temporadas bajas para la venta de juguetes los trabajadores laboren horas extras en la tienda, pero en épocas decembrinas es muy probable que le resulte más beneficioso que sus trabajadores laboren horas extras, pues las ganancias incrementarán si la tienda está abierta en un horario más amplio. Sin embargo, en una empresa que se dedica a la construcción la variación de lugar de trabajo es siempre, por lo que el análisis de las horas extras para los trabajadores es vital, pues en el sector de la construcción el tiempo es crítico, y se deben superar los posibles retrasos y obstáculos que se presenten, por lo que las horas extras pueden en algunos casos resultar beneficiosas para el patrón.

Los ejemplos anteriores nos brindan un panorama general de como es necesario que la empresa conozca la productividad anual de una empresa, los tiempos en los que ésta es mayor y por ende conocer cuando se requiere que se realicen jornadas extras. Sin embargo, y a pesar del panorama general que se podría tener, es necesario que se realice un análisis de todas las posibilidades con las que cuenta la empresa, pues muchas veces le podría resultar más favorable a la empresa la contratación de personal extra que el pago de horas extras a los trabajadores que ya laboran en ella, considerando que en algunas empresas el trabajador realiza trabajos físicos que influyen en su cuerpo y lo cansan, por lo que las horas extras pueden resultar adversas a lo que buscamos.

Por ello, se recomienda tener en todo momento el plan de negocios con el estado actualizado de la compañía, así como el análisis de coste-beneficio en relación a los trabajadores y las labores que ellos desempeñan, para poder determinar los momentos en los que realmente se requiere que el trabajador labore horas extras garantizando que no exista un sobrecoste laboral, y que realmente el trabajo extra realizado ayude a que exista un impulso empresarial en tú negocio.

 

 

Una respuesta a “Tiempos extras: ¿Sobrecostos o impulso empresarial?

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *