Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Impuestos para empresarios extranjeros en México

¿Recibimos los mexicanos el mismo trato tributario que los extranjeros? ¿Cuáles son las diferencias? En este blog encuentras repuestas a estas preguntas…

shutterstock_104071613-HR

La globalización ha permitido que las empresas mantengan sus negocios por medio de matrices y sucursales en uno o más países, y México no es la excepción. Por ello, resulta indispensable que la legislación fiscal de nuestro país determine la manera como las empresas extranjeras residentes en México deben tributar.

En primer lugar, y para comprender el tema, es necesario definir quiénes son las personas que son consideradas extranjeros para la legislación fiscal, refiriéndose la Secretaría de Administración Tributaria (SAT) a ellos como las personas físicas o morales que se rigen por la legislación de otro país, dada su nacionalidad, domicilio, residencia, o sede de operación, entre otras.

Atendiendo a la definición anterior, y para efectos del presente, se considera que son extranjeros residentes en México:

-    Las personas físicas, nacionales y extranjeras, que tengan su casa habitación establecida en México, aún teniendo otra casa habitación en un país diferente, siempre y cuando más del 50% de sus ingresos anuales provengan de una fuente de riqueza que tenga su domicilio en territorio nacional, o que el centro de sus actividades profesionales se encuentre en México.

-    Las personas morales que tengan establecido en México su principal asiento de negocio o su sede de dirección efectiva.

Para dicho efecto se consideraran asiento de negocio, o sede de dirección efectiva las sucursales, agencias, oficinas, fábricas, talleres, instalaciones, minas, canteras, o en lugares de exploración, extracción o explotación de recursos naturales.

En cualquiera de los casos anteriores, el régimen de tributación queda sujeto al mismo que los nacionales, por lo que los extranjeros deben cumplir con sus obligaciones fiscales respecto de los ingresos que perciban dentro del territorio nacional, por lo que los impuestos que se encuentran obligados a pagar, o las tasas de éstos, no se diferencian a las que pagan los nacionales a pesar de que sean extranjeros, pues una fuente de su riqueza se encuentra en territorio nacional.

Por lo tanto, y atendiendo a los impuestos que se han desarrollado en blogs anteriores, las personas físicas o morales de nacionalidad extranjera y que sean residentes en México, dadas las características anteriores, se encuentran obligados al pago de una tasa del 16% en el caso del Impuesto al Valor Agregado. En el caso del Impuesto Sobre la Renta la tasación es variable, recordando que para las personas morales la regla general es del 30%, salvo las personas morales sin fines de lucro y las personas morales con actividades agrícolas y ganaderas, entre otras, y para las personas físicas su tasa puede variar y ser de hasta un 35%, dependiendo de la actividad que realicen y los ingresos que estás tengan.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *