Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


Blog

Tres factores que deben determinar la forma jurídica de tu empresa

¿ Sabes cómo determinar que tipo de forma jurídica es mejor para tu proyecto de negocio? Entérate aquí

145167765

 

En blogs ateriores hemos conversado sobre las características de las principales personas jurídicas en México, centrándonos en las dos principales: la Sociedad Anónima (SA) y la Sociedad de Responsabilidad Limitada (S de RL). Adicionalmente, si la empresa a establecer es pequeña, y en una primera etapa no necesita grandes cantidades de capital, es común utilizar el esquema de empresa unipersonal, para aprovechar los incentivos fiscales que esto conlleva, con la desventaja de limitarse al monto de financiamiento que posea el socio único de la empresa.

Sin embargo, la pregunta clave es: ¿qué tipo de empresa formar? ¿qué debo tomar en cuenta a la hora de escoger la forma jurídica de mi futura empresa? LanzateSolo.com.mx te ofrece aquí los tres principales factores que influyen a la hora de elegir el marco legal de tu empresa.

 

1. Cantidad de socios dentro de la empresa:

Si en los objetivos de la compañía se encuentra maximizar la cantidad de aportaciones particulares de los socios,  la sociedad anónima es la decisión adecuada. Este esquema prevé la participación de un gran número de socios y al existir la opción de un grupo abierto de inversionistas, se tendrá como consecuencia, mayor movilidad de capital dentro de la empresa.  Esta ventaja no existe en la empresa unipersonal.

 
2. Nivel de integración de personas extrañas dentro de la empresa:

Cuando la empresa prefiere mantener un estrecho contacto con los socios, el esquema más adecuado es una S de RL, pues permite armar un grupo de trabajo más cerrado, donde se valúa en gran medida las habilidades y experiencia de todos los socios; o simplemente cuando se desea armar un grupo de socios familiares o trabajar exclusivamente con personas de mucha confianza.

 
3. Actividad que se va desarrollar:

Si la empresa requiere una inversión de capital, entonces se limita a la S de RL en algunos sentidos, pues este esquema no permite la emisión de obligaciones ni cotizar en la bolsa de valores.  Si bien una SA permite estos movimientos, esta forma jurídica abre la empresa a personas extrañas y los socios ya no son perfectamente identificables. Una S de RL, es un esquema ideal para una empresa familiar.

Conclusión

Si bien estos tres factores son claves, debemos resaltar que no todo es blanco y negro. Existen un gran número de empresas para las cuales una SA o una S de RL puede, dependiendo del contexto,  ser preferida. Sobre todo si se toman en cuenta las preferencias tributarias de los socios y la visión estratégica de crecimiento de la compañia. Por ello, es importante que se consulte a un abogado o que se discuta a profundidad con los socios cuál va a ser la hoja de ruta que la empresa va a seguir. Sólo así se determinará la correcta forma legal de la empresa.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *